El ajuste de la silla de montar I: principios generales

 EL AJUSTE DE LA SILLA DE MONTAR: PRINCIPIOS GENERALES.

 

 La biomecánica equina, cualitativa y cuantitativamente es uno de los factores que más preocupan tanto desde el punto de vista del puro bienestar equino, como desde una perspectiva de optimización del rendimiento deportivo de nuestros caballos.

 Uno de los puntos que más va a influenciar en la biomecánica de nuestros caballos son la sillas de montar y su correcto ajuste al dorso del caballo. Cabe recordar que la energía que determina el movimiento e impulsión de nuestros caballos, surge en los posteriores y se propaga a través de la columna vertebral hasta la cabeza. En dicho tránsito, uno de los factores que puede influenciar es la silla de montar pues flanquea la columna y condiciona sus movimientos. 


 

 

 

 

   La silla de montar es el punto de confluencia entre dos biomecánicas totalmente diferentes: la humana de un bípedo y la equina de un cuadrúpedo. Es la técnica de equitación la que debe de permitir que ambas biomecánicas trabajen sinérgicamente mejorando el rendimiento del caballo. Por ello, además de unas buenas habilidades de equitación, se hace necesario un correcto ajuste de la silla de montar.

  Efectos de una silla incorrectamente ajustada.

  Una silla incorrectamente ajustada puede generar desde problemas relacionados con una falta de rendimiento hasta problemas clínicos y patológicos. En el primero de los casos se observan, entre otros, problemas de impulsión, reunión o rehúse de saltos; muchos de estos problemas frecuentemente son considerados como problemas de comportamiento y tratados como tal, lo que desencadena mayores problemas de comportamiento y un agravamiento con el tiempo de las lesiones asociadas a un mal ajuste de la silla.

 En cuanto a los problemas clínicos son varias las condiciones que nos podemos encontrar:

  •  heridas por roce y aumento de presión, por lo general asociadas a los puntos más prominentes como la cruz.
  • Hundimiento de dorso, rigidez, elevación de la nuca y falta de impulsión.

  • Cruces fistulosas o desmopatías del ligamento supraespinoso.

  • Hiperractividad al cinchado.

 

 

 

 

 

 

Evaluación del ajuste de la silla.

 En la valoración del ajuste de una silla hay que tener en cuenta la silla en sí misma, el ajuste en su colocación sobre el dorso y el ajuste con el jinete montado.

 En lo referido a la silla hay que considerar:

  • Estado general, mantenimiento de bastes, etc.

  • Simetría del canal.

  • Anchura del canal.

 En cuanto al ajuste al dorso del caballo habrá que tener en cuenta, además de la posición en dorso, el grado de acople al dorso de las siguientes partes de la silla:

  • Fuste o armazón

  • Puente y canal.

  • Bastes.

  • Cincha.

  • Mantilla y protectores de dorso.

 El ajuste culmina con la valoración dinámica considerando el efecto sumatorio de las biomecánicas de jinete y caballo en comunión con la silla. En este campo se ha venido desarrollando multitud de tecnología en los últimos años que está permitiendo objetivizar el ajuste de las sillas.

 En las siguientes entregas iremos analizando cada una de las partes del análisis del ajuste de las sillas.

 

 

Dejar una opinión