El sistema nervioso equino

publicado en: portada, Quiropráctica | 0

 El sistema nervioso equino está compuesto por un sistema nervioso central (SNC) y uno periférico (SNP). El SNC está compuesto por el encéfalo y la médula espinal. En el SNP encontramos las vías sensoriales que llevan la información captada (luz, temperatura, el roce del jinete en la piel del caballo…etc.) hasta la médula espinal, así como la vía motora por donde se envía la información a los órganos efectores. La importancia del SNC podemos verla reflejada en que es el único órgano protegido en su totalidad por piezas óseas (cráneo y vértebras).

 El sistema nervioso de un caballo está constituido por miles de kilómetros de nervios siendo su principal función por tanto, recoger información, procesarla y elaborar una respuesta; así, es fácil imaginar que cada célula del organismo equino recibe información del sistema nervioso y emite unas señales constantes que son captadas por el sistema nervioso para reelaborar la mejor de las respuestas, consiguiendo así que su organismo siempre esté lo mejor adaptado posible a cada situación. Este mecanismo se sintetiza muy gráficamente con la imagen de una aguja imperdible que conectaría el sistema nervioso con cada célula del organismo equino, de modo que, mientras que este bucle de información se mantiene funcional y estructuralmente bien, el organismo equino se podrá mostrar en su máximo potencial; sin embargo, la desconexión en alguna de las rutas (recepción o emisión de información/órdenes) acabará produciendo una afectación de la funcionalidad de un grupo de células, tejidos, órganos, etc. que antes o después llevará a una degeneración y ésta a un síntoma. 

 Además, hay que tener en cuenta que contrariamente a lo que se suele pensar, existe proporcionalmente muy poca cantidad de sistema nervioso dedicada a la percepción/transmisión del dolor (en humanos se habla de menos del 20%); de esto somos muy conscientes en Quiropráctica Equina QuiroEquus y por ello cuando examinamos un proceso doloroso en un caballo, valoramos la posibilidad de que pueda existir ya una gran afectación en otro tipo de fibras nerviosas; este es uno de los motivos que convierte a las revisiones que efectuamos en Quiropráctica Equina QuiroEquus en un elemento a tener en cuenta en el protocolo de cuidado de nuestros caballos, ya que la ausencia de síntomas y/o dolor no implica que no existan problemas (“La mentira más dañina es que la ausencia de síntomas signifique salud,” Reggie Gold, DC”).

 Para que nos que claro la importancia del sistema nervioso en la vida de nuestros caballos, desde Quiropráctica Equina QuiroEquus os proponemos un juego de preguntas, ¿respondemos?….vamos allá:

¿Con qué ven los caballos?

Si respondes con los ojos… estás equivocado.

 ¿Y con qué oyen?

 Si dices con los oídos… ¡te has vuelto a equivocar! Ni ven ni oyen con los ojos ni con los oídos.

 

 

Estos son sólo los órganos finales que captan la luz y las ondas de sonido. Para ver y oír realmente primero tienen que interpretar estas ondas con los nervios y con el cerebro (sistema nervioso). En realidad, VIVEN en su sistema nervioso. TODO lo que experimentan en la vida lo procesan a través de él… lo que ven, lo que oyen, lo que sienten, lo que aprenden. Por eso en Quiropráctica Equina QuiroEquus nos preocupamos tanto por mantener sano el sistema nervioso equino. Si su sistema nervioso está estresado, se verá afectado su capacidad de interpretar el mundo.

 Los ajustes quiroprácticos regulares mantienen el sistema nervioso equino libre de interferencias para que puedan responder a los desafíos de la vida de forma positiva. Ajusta a tus caballos y reconéctalos con la vida.

 

No se permite la reproducción, total o parcial, de ninguna parte de esta web ni de sus contenidos, ni su  publicación en internet o en cualquier otro medio sin el permiso expreso y por escrito de  Quiropráctica Equina QuiroEquus ©.Reservados todos los derechos a Quiropráctica Equina QuiroEquus ©

 

 

Dejar una opinión