¿Está sano nuestro caballo?

publicado en: Quiropráctica y Salud Equina | 0

 Todos deberíamos saber, y así lo entendemos en Quiropráctica Equina QuiroEquus, que si nuestro caballo muestra molestias, dolor o problemas de dorso, o no puede girar o incurvar su cuello hacia un lado, debemos de avisar a Quiropráctica Equina QuiroEquus como especialista de la columna. Decía no obstante Reggie Gold, un importante quiropráctico, que “la mentira más dañina es que la ausencia de síntomas signifique salud”. Frente al concepto clásico de salud, entendida como la mera ausencia de enfermedades, Quiropráctica Equina QuiroEquus defendemos una idea de salud entendida como un estado óptimo de bienestar físico, psíquico y social.

 

 

 

 

 

 

 En el momento en que existe una subluxación vertebral en nuestro caballo, se produce una interferencia en la cantidad y calidad de los impulsos nerviosos que van a llegar a las diferentes partes de su organismo; esto, en la medida en que el sistema nervioso es el gran organizador y controlador del organismo equino, va a generar una disminución de la funcionalidad de los diferentes órganos y sistemas del caballo (músculos, intestino, coordinación, etc.). Sin embargo, en Quiropráctica Equina QuiroEquus sabemos que un caballo o jinete no tienen por qué sentir una subluxación vertebral (de hecho algunas tardan años en dar síntomas), al igual que usted no puede sentir las cavidades de los dientes ni las caries incipientes. Es en el momento en que se rebasa cierto umbral, en el que el organismo equino no puede mostrar más capacidad de compensación y aparece la señal de alarma manifestada como un síntoma: pérdida de impulsión, dificultad para hacer un movimiento de doma, problemas en los saltos, etc. En el caso de los caballos, como animales herbívoros presa en la naturaleza, es de reseñar que su capacidad de compensación biomecánica es enorme, no en vano los depredadores seleccionan sus presas por aquellas que muestran una peor biomecánica (cojeras, faltas de coordinación, menor fuerza, movimientos/bípedos asimétricos…) pues éstas serán más fácilmente cazables; esto nos debe de servir para reflexionar acerca de que cuando un caballo muestra un problema locomotor, existe todo proceso de degeneración de su biomecánica que arranca quizá años atrás y que él ha tratado de ir compensando durante todo ese tiempo, hasta que su capacidad de compensación biomecánica sencillamente se ve rebasada apareciendo la cojera, asimetría de trancos, pérdida de impulsión, etc.

 Por ello, en Quiropráctica Equina QuiroEquus nos gusta reflexionar que no porque nuestro caballo no tenga síntomas no debemos de dejar de revisar su columna y su sistema nervioso, y más aún, que en el caso de caballos sometidos a grandes exigencias como las que plantea el panorama deportivo ecuestre actual, son muy altas las probabilidades de someter a nuestros caballos a potenciales causas de subluxaciones vertebrales que pueden manifestarse simplemente con un rendimiento por debajo del que sería el óptimo para nuestro caballo.

 

 No se permite la reproducción, total o parcial, de ninguna parte de esta web ni de sus contenidos, ni su  publicación en internet o en cualquier otro medio sin el permiso expreso y por escrito de  Quiropráctica Equina QuiroEquus ©.Reservados todos los derechos a Quiropráctica Equina QuiroEquus ©

Dejar una opinión