¿Qué es una subluxación vertebral?

publicado en: Quiropráctica | 0

 En quiropráctica se utiliza el concepto de complejo de subluxación vertebral (CSV), que muchas veces se abrevia como subluxación lo que ha llevado a frecuentes controversias, dado que en quiropráctica no se entiende este CSV como una subluxación traumatológica al uso, es decir, con el CSV no entendemos que un hueso se encuentre fuera de sitio, sino antes bien, entendemos el CSV como una relación aberrante o pérdida de la dinámica normal entre dos superficies articulares, lo que lleva a cambios estructurales y funcionales.

 Estructuralmente la afectación del agujero existente entre las vértebras puede comprimir el nervio espinal que sale por éste. Actualmente sabemos que no es necesario que exista una gran afectación del nervio espinal como la que se produce en las hernias discales humanas para que éste se vea afectado y como consecuencia la información que se transmite por el mismo. Así, pequeñas compresiones indoloras ya afectan a la cantidad y calidad de los impulsos nerviosos que van por ese nervio, y con ello, es fácil entender que el comportamiento de los órganos controlados por ese nervio ya no va a ser el correcto. Ésta pérdida de funcionalidad del órgano final inervado (intestino, músculos, etc.) se va a ir produciendo hasta que llegado a un punto de deterioro aparecerán los síntomas, con lo que es importante entender que previamente al síntoma ya puede existir un deterioro que puede hacer que nuestro equino ya no se encuentre al 100% de rendimiento o salud. A ello hay que sumar que menos del 20% de las fibras nerviosas del organismo equino están preparadas para la transmisión del dolor. Esto nos da una idea de lo factible que resulta que un equino tenga una subluxación y no sienta dolor y sin embargo su organismo ya se esté enfrentando a una degeneración que, lejos de poder afectar solo a su dorso como generalmente se cree, puede tener consecuencias en todo su organismo pues habrá nervios que vayan a su intestino, órganos reproductores, etc.

 Por ello en quiropráctica, aunque estudiamos y analizamos los síntomas, los enmarcamos en la búsqueda de la causa original y en la correción de ésta; es decir, los quiroprácticos vamos a buscar las subluxaciones existentes en la columna de tu caballo y a realizar los ajustes pertinentes, con el fin de que la relación entre las dos vértebras vuelva a ser la normal, y ligada a ella la transmisión nerviosa y el control de cada célula del cuerpo de tu caballo sea el correcto.

 Son muchas las ocasiones en los que el propietario reclama la visita del quiropráctico alarmado por un síntoma (dolor de dorso, reactividad a la silla de montar, no poder flexionar el cuello hacia uno de los lados, etc.). Con la quiropráctica vamos a ir más allá y vamos a corregir la causa de modo que el síntoma desaparecerá en la medida del potencial de recuperación que tenga cada organismo equino, al contrario de lo que sucede con algunos tratamientos alopáticos, como los antiinflamatorios que quitan el síntoma (por ejemplo, dolor de dorso) pero no corrigen la causa (subluxación vertebral), de modo que una vez desaparecidos los efectos de los antiinflamatorios en nuestro caballo, no solamente tenemos el mismo problema que al principio (dado que la causa no ha sido corregida) sino que además hemos perpetuado la causa en el tiempo lo que sin duda puede ir agravando el problema y su resolución.

  Para entender esto mejor podemos pensar en el siguiente ejemplo: nuestra casa se está quemando (sería la subluxación vertebral) y se activa la alarma antiincendios (sería el síntoma, por ejemplo dolor de dorso o pérdida de impulsión de nuestro caballo) que nos informa del incendio a través de nuestro teléfono móvil ya que nosotros estamos fuera de casa. La pregunta es ¿prefieres que avisemos a los bomberos o que simplemente vayamos a tu casa y apaguemos la alarma antiincendios para que sigas disfrutando alegremente de tus vacaciones?….seguro que has respondido que avisemos a los bomberos, pues bien, en este caso sería el equivalente a que frente a un problema de tu caballo, o simplemente preventivamente (ya hemos visto que antes de los síntomas ya hay, de hecho, una degeneración), avises a un quiropráctico y busques la causa en lugar de simplemente eliminar el síntoma sin preguntarte la causa, al fin y al cabo el síntoma tan sólo está ahí como señal de aviso de que algo empieza a ir mal, con lo que, si lo eliminas ¿cómo te enterarás de qué cosas van mal en tu caballo?

 

No se permite la reproducción, total o parcial, de ninguna parte de esta web ni de sus contenidos, ni su  publicación en internet o en cualquier otro medio sin el permiso expreso y por escrito de  Quiropráctica Equina QuiroEquus ©.Reservados todos los derechos a Quiropráctica Equina QuiroEquus ©.

Dejar una opinión